Ao meu amor…

Ao meu amor, dei-lhe – ontem – todos os instantes. Memoráveis momentos do que se havia vivido.

Brindei-lhe beijos, as tenras carícias, o apertei em distintos abraços. Arrepiei-o com a língua, no suor da pele, no contorno de carnes.

Ensaiei os sonhos que tinha, viajando neles para viver o que eles seriam. Tive casinha, arraial, riacho e ventania. Teve jardim, pomar e as crias. Teve os filhos e as filhas.

Ao meu amor abracei-lhe promessas e paixões. Arrumei-lhe outros amores, extensas companhias de outras dores.

Banquei-lhe o desânimo, fiz as pazes e os perdões.

Assumi as conseqüências dos meus arbítrios.

Vivi pesadelos e apatias.

Ao meu amor escrevi sonetos, peças e sinfonias. Todos; fracassos. Somente murros agônicos no meio da inócua paz da solitude. Guardei-os, reluzentes e infindáveis, num canto final memória, com um medo ingênuo de perdê-lo tudo.

De me perder, tudo, no escuro da sem noite-lua, despido e sem nada, sem o meu amor, aquele que também eu amava.

Anuncios

Preguntas de lugar ninguno

¿Será la paz el destino del ser? ¿La felicidad encubierta en pequeños placeres? ¿en sutiles alucinaciones ensoñadoras? ¿en piscadas de ojo entre luces y sombra? ¿entre días? ¿canciones? ¿entre un beso? ¿estos brazos? ¿bajo el mar? ¿inundaciones del cuerpo? ¿por dentro? ¿será un silencio frente de sí propio? ¿hablando desesperadamente para otros, solo, solitario, silenciosamente, para tratar de entenderse? ¿y es la vida de tales absurdos, extravagancias, dicha locura, poética asimétrica, disímil, amorfa, sin borda u orilla, sin horizontes, es apenas delante de la muerte, el amor a la vida? ¿La vida? ¿estas madrugadas de ocio? ¿estas preguntas para el desconcierto? ¿este descorrer sin caminos? ¿esas pérdidas sin remordimiento? ¿pérdidas de pueriles de la infancia, aquellos juguetes que nunca volvieron? ¿dolorosas pérdidas de la adolescencias? ¿platónicas pérdidas de amores que eran los mayores amores– y lo fueron -? ¿pérdidas perennes de un tiempo tras otro tiempo sin fin ni final? ¿o es la pérdida final, la que descubrimos que no poseemos nada, apenas o nada y el presente fugaz? ¿este cuerpo, el más breve presente, y su camino y nuestro caminar?¿será que extraño el pasado, como si por mí esperara de mí mismo, más adelante por mí? ¿será que anhelo la ansiedad? ¿será que presiento mis pasos, como sí en el espejo de mí propio, hallara lo que será y quiero de mí? ¿nos asustaríamos si en aquel reflejo apareciera por arte de amar, la persona que amo? ¿si aparecieran de vez, todas las personas que amé? ¿o todas las personas que aún amaré? ¿y si por acaso fatal, descubriese en cada una de ellas, lo que se cree de sí? ¿el otro yo que vive en mí pero que solo quien me ama reconoce? ¿será que me aciertan? ¿será que me acepto? ¿será que entre duda y pregunta, verdaderamente hay algo que entiendo? ¿que se entiende y se acepta? ¿cómo si entre el yo y el yo en el espejo, hubiera un lapso para responderse? ¿para corregirse? ¿para aceptarse? ¿o para redimirse? ¿será que hay algo para responderse? ¿como si no bastase respirar y existir, comer y beber, reír y entristecer? ¿será que basta con amar? ¿será que apenas es olvidar ese querer? ¿será que hay paz en este destino de ser? ¿la felicidad en pequeños placeres?