nada he escrito…

nada he escrito porque nada siento en las palabras

nada que no haya sido tocado con el cuerpo.

por ejemplo,

el tiempo rubro del frío en las mañanas

erizándome la sien y las entrañas.

 

nada que no sea un beso recorriéndome la espalda

en el silencio escondido

detrás de una ventana

bajo las pieles de una cama desorganizada

y tú agarrándome, descarada.

 

nada que no sea el hambre de mis huesos

por el ansía de volverte mía

aunque sea este instante de quererte

solitaria y necesariamente mía, apenas

en esta estrofa larga.

 

nada que no sea menos que palabras

gestos de mi sombra empedernida

de mi voluptuoso enjambre de mí mismo

del afán del ego de querer verme

más viril, menos tierno, y de dolores desproveído.

 

nada he escrito porque nada siento en las palabras

apenas del silencio de éstas

mutadas tras la mirada de alguien

que sin saber te mutila

el corazón, el sentimiento, y la esperanza.

 

nada que no sea la boca de otro sexo

avanzando con destino entre mis piernas

avasallando la pelvis y los pelos

lambiendo con ultraje el último grito

antes de ese otro silencio.

 

nada he escrito, porque la vida me regala

el abrazo tardío de tantas jornadas

compiladas en bastas antologías de otros versos

que no acaban, sino que se alargan

en infinitas manifestaciones de lo humano.

 

 

Anuncios

coisas há fazer

estou desfazendo os fios da dor

que se tecem

cotidianamente

sob lençóis,

nos abraços,

entre nós.

 

estou desfazendo os fios da dor

que se tecem

cotidianamente

nos cafés

dos instantes

deste viver.

 

estou desfazendo os fios da dor

que se tecem

cotidianamente

nos meados

ao começo

e afins.

 

estou desfazendo os fios da dor

que se tecem

cotidianamente

entre o eu

os alheios

e este parecer.

 

estou desfazendo os fios da dor

que se tecem

coti…

diana…

mente.

no embaço do espelho

 

um espelho embaçado

orvalho da presença

muito próxima de sim mesmo

da boca, o hálito

do vidro, o reflexo

do sorriso, uma náusea

daquela outra imagem de si

(outro impróprio)

que se aplasta

e se disfarça alheio

semeando o sedimento

da maneiragem

do singelo

eu

que

doe-se

na pele contra pele

um raio desconforto dos olhos frente aos olhos

de sim

do singelo

eu