certeza

para Alain 

… no hay esquinas al doblar, presentíamos, como no hay charcas sin lluvia, y como no hallaríamos sillas para sentarnos como verdades, no había amor suficiente que nos amarrase el alma, ni poesía definitiva en el abrazo de este allende, no habría olvidos para lo sobrevivido, ni segundos sabotando los cronómetros… no conocería al duende que se encuentra tras la orilla, lo sabíamos, pues el duende era la sombra de este río, por el cual llegaríamos a este desierto de momentos, este desconocer de la distancia, los encuentros siempre fueron nuestro principal peligro, aquellos donde el cuerpo definitivamente no abrazó las esperanzas… y las palabras, este acertijo de verdades, son el último aliento antes del encuentro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s