De la isla al mar (un viaje de tiempos en tiempos)

Hace un año, exactamente un año atrás, estaba en La Habana. La noche fue una larga fiesta de abrazos y danzas, de mis mejores amigos y tantos desconocidos, bajo la lluvia fuerte de un largo verano. Una madrugada con el peso de una ausencia de tres años de aquel mi país natal. Con la felicidad de tres largos años de otra vida, nascido en mí y de mi mismo. Pienso en eso, y de tanta felicidad me entristezco, porque también ya pasó un año de aquello que ahora recuerdo, y yo de tan triste de mí, me contento.

¿Cómo es que se computa el tiempo en la memoria? ¿cómo desinstalo la parodia de la continuidad (de los parques)? ¿cómo reinvento lo que vivo mientras escribo o viceversa? ¿soy esclavo de estas palabras que manifiesto? ¿puedo definitivamente aceptar que lo que vivo es cierto? ¿amo de verdad este cinismo metafórico y poético? ¿debo pedir disculpas por errar lo que desconozco? ¿por fin existe la muerte?

Hoy, por ser de esta razón de existir, llegué a otro lugar. Diría-se, un nuevo lugar. Esa suerte de alcatraz sobre el mar, camaleón sobre la hoja verde-amarilla, la mariposita nocturna en la madera de una ventana.

Amanecí aquí à beira mar.

Nota al pie de página: Praia Camburizinho, São Sebastião, São Paulo. Aqui vou escrever um capítulo da minha leitura. Vivo. Existindo em tempo presente. Suspiro. Espero ser feliz, sendo.

Anuncios

2 pensamientos en “De la isla al mar (un viaje de tiempos en tiempos)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s