sueño de artificio

Dio un golpe duro en el pecho. Entretanto, soñaba que habían soltado fuegos artificiales sin motivos. Eran más de las cuatro de la madrugada. Me abracé al abrazo más fuerte. Tuve miedo un segundo que duró eterno.

Dentro comenzó el descalabro. Tantas desgracias distantes e silenciosas, inevitables. Estaba distante de todo lo que más amaba, y de los que no podría hacer nada, caso que…

De súbito, la memoria del fuego artificial explotando en mi pecho: mi madre. Era la única respuesta posible y distante de este dolor sin orillas. De nuevo, el tiempo había clavado su estaca mortífera. Estaba demasiado solitario en este paraje. Era una premonición sin vida, feroz que corroía.

Me abracé al abrazo cálido de un cierto alivio, no era la paz, pero hubo la calma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s