poema de un cubano allende

… negué mis raíces pasajeras, aisladas, solitarias.

de aquella memoria de otras tierras, recuerdo en vano.
todo lo lejano y feliz, me es doloroso
y menos, ajeno.

delante del coro de los sorprendidos
uno, servil, colocó cervezas y sonrisas
me dio un abrazo, y dos pescozones solidarios.

“amava uma terra que não é dele… ”
y no sabe, no quiere, no debe.

la otra, quería escuchar lo que quería
y me niego a entregarle sueños a los descreídos.

si fuese yo, un necio, habría arrancado de sus labios
mis verdades, suyas.

pero me niego,
a lo que no es mío, nada.
y no quiero.

para quedarme solo, es mejor bancar el triste
lo triste.

las verdades pagan estás noches.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s