Es inevitable… RETORNO

           “Voy sin raíz que se aferre a un lugar
No tengo dueño y soy dueño de nadie
Tampoco tengo un amor donde anclar
Yo no tengo a quien pagar
Yo soy capitán en mi barco errante.”
Ni de aquí ni de allá – David Torrens

¿Quien diría que alguna vez viviría en este litigio entre Isla y continente? La inminencia del fin de este viaje me coloca delante del abismo: ¿cuánto tardará esta despedida? ¿cuánto resistirá el abrazo al olvido?

Escribo en la soledad de la azotea del edificio donde vivo, bajo la premonición de la luna llena y las estrellas del cielo habanero. Delante de mí, sobrevive el brillo amarillo del Centro y la quietud de estrechas calles despobladas. Nadie en este minuto se acuerda de la soledad que vive, porque es probable que nadie escriba sobre lo que está sintiendo en este instante: el presente convive con muchos incómodos en la soledad de un Yo .

Delante del abismo de este regreso,  ¿quién diría que salir de Cuba significaría, en realidad, el retorno a otro lugar? La Habana no cree en mis lágrimas… ni Sampa en mi regreso.

Salir de una isla siempre fue un buen presagio. Las márgenes del océano, claustrofóbicas, se estiran en extraños archipiélagos en su afán de impedir la libertad del náufrago. Una isla persigue en su instinto de existencia, si no fuera así, no existiera como fundamento la necesidad de vivir en una isla.

¿Por qué vivir en lo limítrofe de costas, mangles y arrecifes sin el deseo superior de abandonar este bote a la deriva? La existencia natural de tierras firmes obliga a buscarnos el camino entre tormenta, exilio y desatino. La muerte nunca será un buen pretexto para huir del destino, ni la nostalgia, ni la culpa de haber errado el camino.

No creo más en saudades patrias. Arrastro mi mochila del destierro. Me olvido de bibliotecas y de amigos como el rio olvida la piedra antes de volverse cascada.  Los amigos tienen suficientes nostalgias para permitirme ser una más de ellas. Entonces, se hace necesario libertarse en despedidas, beber las cervezas del extra-inning y que no acaben los momentos tristes. Yo sé: la muerte no avisa ni adelanta consecuencias… entonces, se hace necesario abrazarse al buen vivir, bebernos las cervezas del olvido y saber que cada uno camina como quiere su destino.

Si hay quien tristemente se despide, há quem felizmente te recebe… 

Anuncios

2 pensamientos en “Es inevitable… RETORNO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s