dos más seis igual susto

Hace menos de una semana, habíamos estado pintando en hojas blancas con tintas coloridas, con crayones y goma de pegar con colores. Benjamín se divertía mezclando los colores, y superponiendo uno sobre otro sin ningún escrúpulo cromático – si es que eso existe.

Al final de la diversión, aceptó bañarse y cuando lo estaba cambiando para que se fuera a la ducha, mientras sacaba el pie se le enredó en el pantalón y, de mis manos, lo vi irse de quijada contra el inodoro. Al principio el susto, el llanto, mi reacción y la sangre saliendo sin mucha fuerza de la herida fueron un único instante. El susto se convirtió, en un histérico choro meu que yo no había sentido jamás. Un pranto indisoluble en los próximos minutos, y un dolor que duró casi una semana hasta que el domingo le quitaron los puntos.

Yo le dije “Benja, yo nunca me puse puntos, hasta en eso llevas la delantera”.

Él me había preguntado “pai, porque você está chorando”  y yo que no sabía la respuesta, seguí llorando y le dije simplemente “papá está muy triste”.

Fueron dos puntos internos, que le dicen, y otros seis puntos por fuera. Imaginen ahora el episodio completo, nuevamente, desde mi punto de vista. ¡Susto!

Anuncios

2 pensamientos en “dos más seis igual susto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s